Critican cuotas de electricistas

Por Arturo Rivero Reforma , 15/02/07

Reciben al año SME y SUTERM 393 millones de pesos, indica estudio

Los trabajadores electricistas mexicanos aportan cada año millones de pesos a sus organizaciones gremiales.

Las aportaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Luz y Fuerza del Centro (LyFC) a sus respectivos sindicatos, por concepto de cuotas de afiliados, suman 393.6 millones de pesos al año, señala un estudio del Centro de Investigación para el Desarrollo.

El estudio “La reforma cautiva: inversión, trabajo y empresa en el sector eléctrico mexicano”, próximo a publicarse, indica que el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) y el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) cobran a sus afiliados cuotas de 2 y 3 por ciento de su salario y se encuentran entre los gremios con más recursos.

Detalla que el SUTERM recibe 226.9 millones de pesos al año de la CFE por cuotas y el SME 166.7 millones de Luz y Fuerza del Centro.

“Las cuotas sindicales son el costo directo más evidente de las organizaciones sindicales. Ese costo es pagado por los propios trabajadores, como una deducción de sus salarios que las paraestatales efectúan automáticamente y transfieren, también de manera automática, a los sindicatos”, explica.

En el caso del SME, apunta, las cuotas están por arriba de las aportadas por otros importantes gremios, como el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que cobra 1 por ciento a sus afiliados, o el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, que cobra 2.5 por ciento.

Luis Manuel Guaida, asesor laboral de la Cámara Americana de Comercio, consideró que una cuota sindical “decente” debe fluctuar entre 1.5 y 2 por ciento del salario.

“Los dirigentes sindicales deben transparentar el manejo de los recursos; no hacerlo mantiene al sindicalismo mexicano en la penumbra”, comentó en entrevista.

De acuerdo con la Ley del Impuesto sobre la Renta, los sindicatos son considerados como personas morales no lucrativas y por lo tanto no están obligados a pagar el ISR. El mismo trato reciben las cámaras empresariales, colegios profesionales, asociaciones civiles e instituciones de beneficencia.

(...)