Culmina una huelga diferente

Por Arturo Rivero Reforma , 28/09/05

De la ilegalidad a la legalidad, la huelga duró 46 días

La huelga de 46 días, que culminó con el incremento de 8 por ciento, más 34 por ciento en prestaciones en la Siderúrgica Lázaro Cárdenas Las Truchas (Sicartsa), atravesó por un sinuoso camino.

Por incumplimiento del contrato colectivo de trabajo, el 1 de agosto estalló la huelga en la siderúrgica, que emplea a más de 10 mil trabajadores y de los cuales 2 mil 400 son sindicalizados.

La negociación se “atoró” porque el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana deseaba afiliar a los 15 trabajadores ubicados en el Centro de Distribución y Servicio de Apodaca, en Nuevo León e incluirlos como parte del contrato colectivo.

Grupo Villacero se negó a aceptar la solicitud, ya que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) había dictaminado en febrero que dicho centro no era materia de contrato colectivo.

Eso fue lo que polarizó la negociación del contrato, aseguró Luis Guaida, abogado laboral.

El 10 de agosto, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) determinó la ilegalidad de la huelga e instó a los trabajadores mineros a regresar a su centro de trabajo en las siguientes 24 horas y entregar las instalaciones; esa orden fue desacatada.

Al día siguiente, el sindicato tramitó un amparo ante un Juez de Distrito, quien otorgó una suspensión de acciones legales contra los trabajadores que no desearan regresar a trabajar.

(...)