Decrece en México productividad 6.5%

Por Laura Carrillo y Arturo Rivero Reforma , 13/08/04

Aumenta brecha con las 13 grandes economías. Disminuye casi mil dólares entre 2001 y 2003 el PIB por persona ocupada

La productividad por persona ocupada en México disminuyó 6.5 por ciento real entre el 2001 y el 2003, mientras que en las 13 grandes economías registró resultados positivos, según información del Departamento del Trabajo de EU y cálculos de REFORMA.

Para el periodo señalado, en Estados Unidos la productividad por empleado aumentó 4.7 por ciento, en Japón 4 por ciento y en Corea 7.4 por ciento.

El año pasado, el PIB por persona ocupada en México ascendió a 13 mil 943 dólares anuales, mientras que en el 2001 fue de 14 mil 907 dólares.

Como contraste, EU obtuvo el PIB por ocupado más alto en el mundo durante el 2003 con 73 mil 97 dólares, seguido por Bélgica con 64 mil 867 dólares.

El documento de la oficina de EU indica que el PIB generado por persona ocupada es una medida que acerca más al nivel de desarrollo de una nación.

“El PIB per cápita podría dar una visión menos acertada de la prosperidad de una nación, mientras que el Producto Interno Bruto por persona ocupada puede proporcionar una fotografía general de la productividad total de un país”, establece.

Sin embargo, para expertos consultados, la contrastante situación entre las economías de México y otras más avanzadas no es responsabilidad solamente de un individuo, sino del entorno, afectado principalmente por la falta de inversión.

Además, destacaron, es evidente que las ganancias en la productividad están siendo más altas en los países en donde hay más desarrollo tecnológico.

La baja productividad laboral en el País no es responsabilidad de la mano de obra mexicana, que es muy valorada en el exterior, aseguró Luis Manuel Guaida, presidente de la Comisión Laboral y Capital Humano de la Cámara Americana de Comercio.

“Más bien se debe a que no hay un entorno favorable para aprovechar las capacidades de los trabajadores… (es decir) el estado de la economía no favorece la productividad.

“Además, la ausencia de empleos de calidad y la carencia de la aplicación del estado de Derecho a cabalidad dificultan que las empresas aprovechen mejor la mano de obra nacional”, dijo.

Guaida exhortó al Gobierno a poner las bases para elevar la productividad laboral, mediante una mayor atracción de la inversión, una mejora del entorno económico del País y la aprobación de la reforma laboral.