Pegan contratos ley a empresas pequeñas

Por Arturo Rivero Reforma , 24/04/05

Inhibe la competitividad de siete industrias este viejo esquema de relación laboral que trata por igual a los trabajadores de distintas unidades productivas.

En México hay siete Contratos Ley que inhiben la competitividad de las pequeñas y medianas empresas, de acuerdo con expertos laborales.

Se trata de los contratos que rigen la relación laboral de más de 100 mil trabajadores con aproximadamente mil 600 patrones en las industrias textil en seda, fibras y sintéticas; textil-lana; textil géneros de punto; textil-listones, elásticos y cintas; azucarera; de la transformación del hule; y de la Radio y Televisión.

De esta manera, las empresas de una rama económica, de entre esas siete, tienen la misma relación laboral con sus trabajadores y por lo tanto otorgan los mismos incrementos salariales e iguales prestaciones, sin importar las condiciones particulares de cada unidad productiva.

Sin embargo, son las pequeñas y medianas empresas de estas industrias, aproximadamente 30 por ciento del total, las que enfrentan los problemas económicos por los altos costos que se derivan de este viejo esquema de relación laboral.

“Esta figura jurídica es obsoleta porque su objetivo de crear igualdad entre trabajadores y empresas no se cumple”, opinó Hugo Ítalo, abogado laboral de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación.

Si bien provoca igualdad entre los trabajadores de estas industrias, aumenta la desigualdad entre las empresas.

“Se pensó erróneamente que de esa manera se establecía una competencia equilibrada, ya que las empresas pagarían salarios y prestaciones similares y habría condiciones de trabajo también iguales”, explica Luis Manuel Guaida, presidente de la Comisión Laboral de la Cámara Americana de Comercio.

Sin embargo, los sindicalistas opinan todo lo contrario.

Adolfo Gott, líder del gremio textilero, considera que el Contrato Ley es el esquema más justo a que pueden aspirar los trabajadores.

“El Contrato Ley supera en salarios y prestaciones a lo que se establece en la Ley Federal del Trabajo. Ésta última dice, por ejemplo, que en el primer año del servicio el obrero tendrá 6 días de vacaciones; el Contrato Ley establece 21 días.

“En aguinaldo, el primero establece 15 días como mínimo, en el segundo, 23. Días festivos, la Ley Federal del Trabajo establece 7 días con goce de sueldo, en el Contrato Ley, 13 días. Además se establecen otras prestaciones como ropa de trabajo, canasta de despensa, fondo de ahorro”.

“Los Contratos Ley hoy en día no benefician a nadie, ni a los empresarios ni a los trabajadores, solamente a los dirigentes sindicales. Un Contrato Ley perjudica a las pequeñas y medianas empresas porque las pretende hacer iguales, cuando en esencia son desiguales”, dijo Jorge de Regil, abogado laboral de la firma Baker McKenzie.

Y en opinión de los empresarios, afecta su rentabilidad.

“Son un ataque directo a la rentabilidad de las empresas ya que en estos documentos nunca se asienta un compromiso por parte de ellos para ser más productivos. En México ya han cerrado tres de seis llanteras por esta razón; es un problema político que no se quiere afrontar.

“Es un tabú tocarlos (los Contratos Ley); no hay fundamentos legales para mantenerlos vigentes, pero la Secretaría del Trabajo no hace nada al respecto”, dijo un directivo de una conocida llantera en México que prefirió guardar su identidad.

Octavio Carvajal, presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Concamin, aseguró que otra desventaja es son las prestaciones muy altas y los sueldos bajos.