Sindicatos, lastre para la competitividad

Mundo Ejecutivo , 05/09/07

Los sindicatos están bajo una legislación que les permite no rendir cuentas, no pagar impuestos y además les da poder para iniciar huelgas sin que éstas sean calificadas antes por la autoridad laboral, ¿El resultado?, muchos de ellos se han convertido en negocios familiares, sin control ni supervisión, al punto que un mismo líder puede representar hasta 19 organizaciones distintas.

(...)

Dirigentes “eternos”
Parte de la corrupción y de la opacidad en la que se mantienen los sindicatos se explica en ocasiones porque “lo único que tienen es la utilización del registro para efectos utilitarios y esto no va encaminado a su función de una representación auténtica de los trabajadores”, explica Carvajal.

“Viven ubicando empresas que no tienen Contrato Colectivo de Trabajo para emplazarlas a huelga, es decir, que lo utilizan como esquema de presión para tener rendimientos irregulares.”
Luis Manuel Guaida, socio director de la firma de abogados Guaida y presidente del Comité de Capital Humano y Asuntos Laborales, de la American Chamber of Commerce of México, comenta que los vicios que las agrupaciones sindicales han mantenido como práctica constante han sido una consecuencia de la protección de la legislación.
“Los sindicatos han sido protegidos por una regulación favorable desde los años 70, que les permite manejar sus organizaciones sin rendir cuentas a nadie, ni siquiera a sus agremiados, no cubren impuesto alguno al gobierno, y con ello a la sociedad, y además les otorga poder para iniciar huelgas sin que estas puedan ser calificadas previamente acerca de su legalidad y procedencia por la autoridad laboral.”

(...)