Son ayudantes pero con título

Por Arturo Rivero Reforma , 22/08/05

Son ayudantes pero con título
Por Arturo Rivero

Reforma

(04 Agosto 2005).-

Mónica estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad del Valle de México y al egresar, en el 2003, buscó trabajo; durante tres meses tocó puertas, pero no encontró en su especialidad, y por eso aceptó otro, de asistente y recepcionista.

“Es difícil encontrar empleo en el área que uno estudió. Acepté uno como asistente en una asociación; aquí organizó eventos, hago llamadas, de todo un poco; ganó 5 mil pesos al mes y trabajo de ocho y media a las cinco y media de la tarde”, refiere.

Relata que las empresas a las que acudió ofrecían vacantes sin relación con su carrera, y actualmente realiza un trabajo que está por debajo de su nivel académico universitario.

Casos como el de Mónica son frecuentes, y según estadísticas del Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo, algunas ocupaciones del sector servicios han sido refugio para profesionistas que no encuentran empleo.

En el Distrito Federal, 31.2 por ciento de los recepcionistas tienen educación superior, igual que 25 por ciento de los agentes de ventas y 20 por ciento de los cajeros de tiendas de autoservicios y restaurantes.

En Nuevo León, de cada 100 recepcionistas, 36 tienen estudios superiores; entre los agentes de ventas el porcentaje es de 38.6; entre los cajeros es de 18.4 por ciento. En Jalisco la proporción de licenciados es de 15, 24 y 12 por ciento entre recepcionistas, agentes de ventas y cajeros, respectivamente.

Otro dato: en la Ciudad de México 13.3 por ciento de los que trabajan como mensajeros tienen estudios superiores, y en Nuevo León el 21 por ciento del total de asalariados en esa actividad cursaron la universidad.

(...)

Para Luis Manuel Guaida, presidente de la Comisión Laboral de la Cámara Americana de Comercio, México es uno de los principales países donde los profesionistas no tienen posibilidades de acceder a un empleo en el ramo donde invirtieron 8 o 9 años de estudio.