Cuestionan a sindicatos de Gobierno

Por Arturo Rivero Reforma , 03/07/04

Es cuestionable la contribución de los sindicatos en la competitividad y rentabilidad de empresas estratégicas del sector público, ya que ponen en riesgo la estabilidad de las instituciones, coincidieron analistas laborales y sindicales.

“En el caso de Pemex, sabemos que emplea casi tres veces mas trabajadores en relación con su volumen de producción, que las compañías petroleras de otros países, sean estatales o privadas, con el sobrecosto e ineficiencia correspondiente.

“El Sindicato Mexicano de Electricistas se opone, hasta el grado de la amenaza de huelga y sabotaje, a cualquier reforma o modernización del sector energético y el IMSS se encuentra en evidente quiebra técnica, con un negro futuro cercano, pero su sindicato se opone a que se modifiquen las canonjías y privilegios de sus trabajadores”, afirmó Luis Manuel Guaida Escontría, presidente del Comité de Capital Humano y Asuntos Laborales de la Cámara Americana de Comercio.

Basta compararnos, agregó, con el avance y el desarrollo de otros países que no tienen o han logrado superar el obstáculo sindical, porque aquí tenemos una aristocracia sindical que pulula, cual parásitos, en viejos esquemas y moldes que el poder de entonces les confirió.

Hugo Italo, abogado laboral, afirmó por su parte, que las organizaciones de trabajadores del sector público le han tomado la medida a las instituciones a las que pertenecen, a sabiendas de que son claves en el aparato del Estado.

De acuerdo a una entrevista publicada ayer por REFORMA, Roberto Newell, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad, denunció que los sindicatos controlan la economía del País, lo que impide optimizar los recursos disponibles.

Que el sobreempleo que existe en CFE, Pemex, el sector azucarero y Telmex, entre otras empresas, sofoca su capacidad.

Al respecto, Luis Lozano, catedrático de Economía de la UNAM, afirmó que los gremios que pertenecen a sectores estratégicos para el desarrollo del País, son los que han hecho de esta realidad, su principal aliado para hacer exigencias a veces fuera de los límites.

“Ellos saben que gozan de un estado especial, el Sindicato Mexicano de Electricistas tiene conciencia de la importancia que tiene en diversos frentes, imaginemos una huelga de parte de ellos, paran al País y saben entonces que las autoridades van a concederles lo que pidan”, aseguró.